Inspectores de armas de Naciones Unidas sostienen que ahora muchos científicos iraquíes están dispuestos a ser entrevistados, pero que han solicitado que las entrevistas sean grabadas en cinta.

Los científicos dicen temer que sus palabras sean malinterpretadas o cambiadas durante las entrevistas privadas.

Sin embargo, los inspectores de la ONU indicaron que grabar las conversaciones es inaceptable ya que, en su opinión, los científicos no serían sinceros si sus palabras son grabadas.

Hasta el momento, solo 3 científicos iraquíes han sido entrevistados en privado.