Temblores menores continúan sacudiendo el noroeste de China, después que un intenso terremoto causara la muerte de al menos 265 personas y destruyera miles de viviendas, escuelas y otros territorios.

Más de 500 temblores posteriores se han registrado alrededor de la región de Xinjiang desde que el sismo principal tuviera lugar ayer por la mañana, el cual midió seis coma ocho en la escala de Richter.

Más de cuatro mil personas resultaron heridas. De acuerdo a funcionarios, se anticipa que los temblores continuarán, y dijeron que incluso algunos de ellos podrían ser intensos.

Trabajadores de rescate continuan buscando sobrevivientes entre los escombros. Las personas que sobrevivieron se vieron obligadas a pasar otra noche en bajas temperaturas.