El nuevo presidente surcoreano, Roh Moo-hyun, calificó la crisis nuclear norcoreana como una grave amenaza para la paz mundial y exhortó a Pyongyang a escoger el diálogo y no la confrontación.

Roh Moo-hyun, el noveno presidente de Corea del Sur, hizo el comentario en su discurso de toma de posesión, el martes. Tras la ceremonia, el gobernante se reunió con el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, para analizar cómo persuadir a Pyongyang a que abandone sus ambiciones nucleares.

Posteriormente, el diplomático estadounidense dijo que Roh cree que hay valor en la posición de Estados Unidos de que el diálogo debe ser multilateral.

Horas antes de la toma de posesión de Roh-hyun, Corea del Sur dijo que Corea del Norte realizó la prueba de un misil que cayó en el mar entre la Península