Activistas anti guerra manifestaron en Washington y otras ciudades de Estados Unidos, uniendose a manifestantes en todo el mundo para declarar su oposición a una intervención militar en Iraq.

En la capital estadounidense, los manifestantes se reunieron para una vigilia el sábado por la noche frente al monumento a Abraham Lincoln, el presidente que dirigió a Estados Unidos durante la guerra civil hace casi 150 años. Similares vigilias tuvieron lugar en otros países.

Miles de estadounidenses participaron en manifestaciones anti guerra el domingo donde se mezclaron muestras de patriotismo con condenas al papel de Estados Unidos en las preparaciones para una guerra contra Iraq.