Hollywood lanzó el sábado otro ataque a la guerra en Iraq en una ceremonia políticamente recargada que podría servir de preludio a más fuegos artificiales en la entrega de los Oscar el domingo. En el acto repleto de estrellas de los premios Independent Spirit, la versión de cine de arte de los Oscar de la industria cinematográfica, las celebridades criticaron al presidente estadounidense George W. Bush y la guerra contra Iraq. El más elocuente fue el documentalista Michael Moore, autor del popular cortometraje contra la posesión de armas de fuego “Bowling for Columbine”, en referencia a los estudiantes de secundaria de Colorado que mataron a 13 personas en 1999.

“La lección para los niños de Columbine esta semana es que la violencia es un medio aceptado para resolver un conflicto”, dijo Moore ante casi un millar de asistentes bajo una plataforma en la playa de Santa Monica al aceptar el premio Spirit al mejor documental. “Esa es la lección para los chicos'.