El Papa Juan Pablo II dio a conocer un severo recordatorio de que sólo los sacerdotes deben celebrar Misa y que los católicos divorciados que se vuelven a casar no pueden recibir la comunión.

El pontífice tiene previsto firmar la encíclica hoy, Jueves Santo, cuando se conmemora la Última Cena de Jesús con sus Apóstoles.

Las encíclicas son cartas que tratan temas de suma importancia para la Iglesia Católica.

El Santo Padre escribió que al emitir esta encíclica, tiene la esperanza de poder disipar lo que califica de oscuras nubes de doctrina y práctica inaceptables.