La policía serbia formuló cargos contra 45 personas en relación con el asesinato del primer ministro serbio, Zoran Djindjic, el mes pasado.

El ministro del Interior, Dusan Mihajlovic, declaró que entre los acusados se encuentran Vojislav Seselj, líder ultranacionalista, y dos colaboradores cercanos del ex presidente de Yugoslavia, Vojislav Kostunica.

Mihajlovic acusó al clan Zemun, un poderoso grupo del crimen organizado, de haber llevado a cabo el asesinato con el fin de derrocar al gobierno reformista de Djindjic y devolver el poder a los nacionalistas serbios.