El Papa Juan Pablo II regresó a Roma después de canonizar en Madrid a cinco nuevos santos de la Iglesia Católica.

El pontífice de 82 años realizó la ceremonia durante una misa al aire libre el domingo en la Plaza Colón de la capital española, ante una asistencia de un millón de devotos.

Los nuevos santos eran sacerdotes españoles y monjas del siglo XX, y son reconocidos por su trabajo en favor de los necesitados.

Juan Pablo II ha canonizado un total de 469 santos durante su papado, más que cualquier otro Papa en la historia de la Iglesia.