Corea del Sur ordenó a sus militares a permanecer en un alto estado de alerta frente a la posibilidad de provocaciones militares por parte de Corea del Norte.

Este jueves, el Ministro de Defensa de Corea del Sur, Cho Young-kil comunicó a sus jefes militares que existe una creciente posibilidad de que Pyongyang pueda incurrir en lo que calificó como “varias provocaciones” para impulsar su poder de negociación.

Un vocero presidencial de Corea del Sur también confirmó informes de inteligencia que demuestran reciente actividad en una de las principales instalaciones nucleares norcoreanas a fines del mes pasado.

Sin embargo, señaló que todavía no existen evidencias de que Pyongyang haya comenzado a procesar nuevamente varillas de combustible nuclear usado, lo que constituiría un paso crucial para producir armas nucleares.