Estados Unidos, Gran Bretaña y España presentaron un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU que exhorta a levantar las sanciones impuestas contra Iraq en 1990.

El embajador de Estados Unidos ante la organización mundial presentó una versión revisada de dicha resolución a última hora del lunes.

El borrador clarifica aún más el papel de la ONU en el Iraq de la post-guerra, y hace un llamado para la designación de un nuevo representante especial, quién apoyaría la formación de una autoridad interina iraquí.

La propuesta de resolución exhorta a eliminar por etapas el programa humanitario petróleo por alimentos, en un período de seis meses en vez de cuatro.

También autoriza a la coalición dirigida por Estados Unidos a utilizar los ingresos petroleros de Iraq para la reconstrucción de ese país.