El presidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, retornó a su país después de constatar el apoyo de China para resolver la crisis nuclear de Corea del Norte.

A su regreso a Seúl este jueves, el mandatario surcoreano declaró que China se ha comprometido con una península coreana libre de armas nucleares.

El gobernante afirmó que tanto Seúl como Beijing desean lograr un diálogo multilateral con Corea del Norte, pese a la insistencia de Pyongyang de sostener conversaciones directas con Estados Unidos.

Este fue el primer viaje de Roh a China desde que asumió la presidencia en febrero.