En Gran Bretaña, el jefe de la investigación oficial sobre la muerte del experto en armas, David Kelly, dijo que él mismo decidirá el alcance y el objetivo de dicha investigación, la cual tendrá lugar mayormente en público.

Kelly se suicidó el jueves en medio de una controversia generada a raíz de un informe de la BBC según el cual el gobierno de Tony Blair exageró la amenaza de las armas iraquíes para tener un argumento más sólido para entablar una guerra contra Iraq.

Políticos de la oposición afirman que la investigación debería determinar si realmente el gobierno británico exageró dicha amenaza.

El primer ministro Blair afirmó que cooperará, pero que la investigación debería limitarse al suicido del experto.

De acuerdo aa la BBC, Kelly fue la fuente principal de su información.

Sin embargo, el científico había admitido frente a legisladores británicos que sostuvo un encuentro con un reportero de la BBC pero negó haber sido la fuente de las estimaciones gubernamentales sobre las armas iraquíes.