Las fuerzas armadas de Estados Unidos enviaron un equipo de 41 infantes de Marina para reforzar la seguridad en la embajada en Monrovia, la capital de Liberia, país asolado por la guerra.

El domingo, fuerzas rebeldes continuaban su avance hacia la parte norte de Monrovia, y atacaron un barrio que rodea a la embajada estadounidense y las sedes de varias organizaciones humanitarias.

Sin embargo, tropas del gobierno hicieron retroceder a los rebeldes a dos puentes que llevan al centro de la ciudad.