La embajada de Estados Unidos en Monrovia, la capital de Liberia, fue atacada con proyectiles de mortero, mientras fuerzas rebeldes luchan para destituir al presidente Charles Taylor.

No hay informes inmediatos sobre muertes en el ataque, que tuvo lugar este lunes mientras un pequeño número de soldados estadounidenses llegaban para reforzar la seguridad en la sede diplomática.

Más de una decena de proyectiles cayeron a primera hora de hoy cerca de la embajada en la sección norte de Monrovia ocupada por los rebeldes y donde miles de civiles se han refugiado de los combates.

No estaba claro si tropas del gobierno o fuerzas rebeldes dispararon los proyectiles, ni si la embajada fue blanco directo del ataque.