British Airways trata de normalizar los servicios en el aeropuerto Heathrow de Londres, después que una huelga el viernes por parte de personal de tierra dejara varados a más de 80 mil pasajeros.

Cientos de pasajeros aun están esperando dentro y afuera de la terminal, aunque los vuelos se reanudaron el sábado.

Los trabajadores fueron a la huelga en protesta por planes para iniciar un sistema automático de cronometraje.

Los trabajadores creen que el nuevo sistema los llevaría a trabajar más horas durante períodos muy ocupados y enviados a sus casas cuando haya menos tráfico.

La aerolínea rechaza los cargos, indicando que el sistema de cronometraje es común en otras industrias británicas.