EL presidente Bush ordenó a tropas estadounidenses a que se ubiquen frente a la costa de Liberia, país asolado por la guerra.

La Casa Blanca informó que las tropas apoyarán a los pacificadores del oeste de África una vez que hayan sido desplegadas. Sin embargo, todavía no se ha anunciado el número exacto de tropas.

La declaración afirma que la labor de estas fuerzas es reforzar el cese el fuego y crear las condiciones para que comience la ayuda humanitaria en ese país.

La declaración indica que el rol de Estados Unidos será limitado en tiempo y alcance mientras fuerzas multinacionales bajo las Naciones Unidas asumen responsabilidad para el mantenimiento de la paz y planifican la transición en Liberia.

El presidente Bush ha reiterado un llamado al presidente liberiano, Charles Taylor, para que abandone el cargo.