Fiscales de Estados Unidos anunciaron que no presentarán acusación criminal contra Alaska Airlines en conexión con un accidente de aviación ocurrido frente a la costa de California en 2000, en el que murieron las 88 personas que iban abordo.

Uno de los fiscales de la Procuraduría Federal para el Norte de California confirmó la decisión ayer al diario Seattle Times.

El vuelo 261 se dirigía a la ciudad de Seattle, estado de Washington, desde Puerto Vallarta, México, cuando se precipitó al Océano Pacífico, cerca de Los Ángeles, el 31 de enero de 2000.

Los investigadores dicen que el accidente ocurrió después que los pilotos lucharon durante 11 minutos para controlar la nave que giraba en todas direcciones.

En diciembre pasado, la Junta Nacional para la Seguridad en el Transporte, dijo que la falta de mantenimiento era responsable por la falla de un componente esencial del sistema de control de la accidentada aeronave, un MD-83.

La Junta también ratificó por unanimidad la revocación de la licencia de dos gerentes de la aerolínea, por falsificar intencionalmente el historial de mantenimiento de uno de los principales mecánicos de la empresa.