Sergio de Vieira de Mello, el difunto enviado especial de la ONU a Irak, será enterrado en Francia, donde viven su esposa e hijos.

Vieira de Mello, de 55 años de edad, murió durante el atentado a la sede del organismo mundial en Bagdad.

La cancillería de Brasil informó que el cuerpo del diplomático brasileño será velado en Río de Janeiro antes de ser trasladado a Europa.

Un avión de la presidencia del Brasil partió hacia Ginebra donde recogió a la viuda y dos hijos de Vieira de Mello.

Luego partió a Bagdad, donde recogió el cadaver del funcionario.

El avión regresó a Ginebra antes de volar a Brasil con los restos mortales.

Luego de ser trasladado a Europa, Vieria de Mello será sepultado en un pequeño poblado francés cerca de la frontera suiza.