El ejército de Estados Unidos dio a conocer que dos soldados estadounidenses murieron en incidentes separados, uno en Bagdad y otro al sur de la capital iraquí.

Una vocera militar declaró que un infante de Marina pereció ayer en un ataque cerca del pueblo de Hilla.

El otro murió por inhalación de humo después de un incendio en un polígono de tiro en Bagdad.

Funcionarios del ejército dijeron que el terrorismo se ha convertido en la principal amenaza para la seguridad del país. Esta semana, un camión bomba destruyó parte de las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas en Bagdad, lo que causó la muerte de por lo menos 22 personas y causó heridas a mas de 100.

Los investigadores del caso sospechan que guardias iraquíes de seguridad podrían haber ayudado a los atacantes.