Delegados de más de 170 naciones se congregaron en Cuba para la conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre la forma de frenar la degradación mundial del suelo cultivable.

Representantes de la Sexta Conferencia sobre Desertificación en La Habana comenzaron el lunes una sesión de dos días para encontrar la mejor manera de combatir la deforestación y el uso inapropiado que puede destruir tierras productivas y obligar a millones de personas a mudarse a regiones mas habitables.

Los delegados dijeron que la desertificación afecta directamente a más de 250 millones de personas y a un terecera parte de la superficie terrestre.

Agregaron que el problema representa un serio peligro a los suministros de agua y alimentos del mundo.