Cirujanos en Dallas, Texas, dijeron que separaron con éxito a dos niños egicios siameses que estaban unidos por la cabeza.

Un enorme equipo médico participó en la operación quirúrgica que duró 26 horas para separar a Ahmed y Mohamed Ibrahim, de dos años de edad.

Los niños están en condición estable, pero estarán en coma durante varios días, por lo que no hay forma de decir si padecerán problemas neurológicos.

Los siameses nacieron unidos, pero con los cerebros casi completamente separados emvueltos en una red de vasos de sangre compartida.