Soldados bolivianos hicieron disparos el domingo con armas de fuego contra manifestantes antigubernamentales cerca de La Paz.

Testigos oculares declararon que al menos 30 personas murieron y docenas resultaron heridas.

La violencia estalló en la ciudad de El Alto, al oeste de la capital, donde fuerzas del gobierno trataban de despejar barricadas destinadas a impedir el acceso de alimentos y combustible a la capital boliviana.

Los testigos señalaron que los manifestantes atacaron a los soldados con piedras y otras armas, y que los militares respondieron con balas y gas lacrimógeno.

El presidente de la República, Gonzálo Sánchez de Lozada, ha sido blanco de crecientes protestas en semanas recientes.

Los oponentes dicen que el mandatario no ha solucionado la pobreza de la nación más empobrecida de América del Sur.