El canciller argentino Rafael Bielsa inició el domingo una visita oficial a Cuba para normalizar unas relaciones bilaterales que estuvieron casi dos años y medio prácticamente congeladas.

Bielsa viajó junto al nuevo embajador argentino en la isla, el ex legislador Raúl Taleb, quien ocupará un puesto que estaba vacío desde que en febrero del 2001 el gobierno del entonces presidente Fernando de la Rúa retiró a su responsable diplomático en protesta por unas críticas del presidente Fidel Castro.

En aquella ocasión, que marcó el peor momento en las relaciones entre los dos países, Castro acusó al gobierno de De la Rúa de "lamer la bota de los yanquis" por su voto en contra de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

Durante todo este tiempo la embajada argentina permaneció sin embajador, representada por un encargado de negocios.