Un procesión fúnebre para los palestinos que perecieron en un ataque israelí con misiles atrajo a miles de dolientes a un campamento en la franja de Gaza.

En la marcha, que tuvo lugar este martes en Nusseirat, los asistentes cargaron siete cadáveres por las calles de la ciudad y prometieron vengar el ataque aéreo israelí que causó la muerte a 10 palestinos y heridas a mas de 80.

Israel dio a conocer que las incursiones estaban dirigidas a objetivos militantes palestinos.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, pidió hoy a los líderes del mundo que actúen inmediatamente contra lo que calificó como el disparate militar de Israel.