Las autoridades en Arabia Saudita han reforzado la seguridad en la ciudad santa de La Meca y en torno a objetivos diplomáticos en Riyadh, debido a temores de más ataques terroristas.

Funcionarios sauditas y estadounidenses dijeron que creen que la red terrorista al-Qaida era responsible por el ataque suicida con bomba del sábado en la capital saudita.

La embajada estadounidense en Riyadh y los consulados en otras ciudades permanecieron cerrados al público este lunes.

Las medidas de seguridad eran visibles en las zonas habitadas por diplomáticos y complejos residenciales que albergan a extranjeros.

Las autoridades sauditas han enviado cinco mil efectivos a La Meca en prevención de ataques terroristas a los peregrinos musulmanes durante Ramadán.