Tras un decenio de guerra, el gobierno de Burundi y la principal guerrilla de ese pequeño país africano firmaron el domingo un acuerdo de paz.

El acuerdo recoge un cese al fuego y contempla la cogobernabilidad del país entre la etnia hutu y tutsi.

Los dos grupos también compartirían el poder en el ejército y en el parlamento.

Los detalles del acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas para la Defensa y la Democracia, se negociaron el mes pasado en Suráfrica.