Haití celebró el segundo centenario de su decisiva victoria sobre las tropas de Napoleón, misma que puso fin a la esclavitud en esa isla-nación.

En un discurso pronunciado ayer, el presidente haitiano Jean Bertrand Aristide dijo que Haití ha sido víctima de 200 años de violencia económica y todavía siente los efectos de la esclavitud. Pidió a sus compatriotas seguir luchando contra la pobreza del país, uno de los mas empobrecidos del hemisferio Occidental.

El mandatario habló ante miles de conciudadanos reunidos cerca de la ciudad de Cabo Haitiano, lugar donde se libro la batalla en la que las tropas napoleónicas fueron derrotadas hace dos siglos. La victoria condujo a la independencia de Haití.

No se reportaron incidentes que lamentar en las celebraciones de ayer. La nación ha estado siendo estremecida en las últimas semanas por enfrentamientos violentos entre manifestantes pro gubernamentales y de oposición.