El grupo defensor de los derechos humanos, Amnistía Internacional, condenó el nombramiento en Colombia del general Carlos Ospina Ovalle para comandar las fuerzas armadas del país.

La organización con sede en Londres emitió una declaración el miércoles en la que dice que el general Ospina tiene una larga historia de trabajar con las fuerzas paramilitares responsables de ataques a civiles.

La declaración indica que las tropas bajo el comando del general Ospina cometieron una serie de masacres, ejecuciones y torturas a fines de la década de 1990, pero él nunca fue suspendido y ni tampoco se inició una investigación formal en su contra.

Amnistía exhortó a Washington a suspender inmediatamente la ayuda militar a Colombia, haciendo notar que la asistencia estadounidense es condicional a que el país sudamericano cumpla con ciertos criterios de derechos humanos.