Países miembros de la Organización de las Naciones Unidas reunidos en Mérida, México, firmaron el martes el primer pacto anticorrrupción legalmente obligatorio orientado a ayudar a las naciones a recuperar propiedades saqueadas por dirigentes corruptos.

El presidente mexicano, Vicente Fox, y el secretario de Justicia de Estados Unidos, John Ashcroft, fueron unos de los primeros en firmar el documento.

Más de 100 países miembros, según se espera, firmarán el convenio en le transcurso de la convención de tres días.

El acuerdo requiere que los participantes devuelvan las posesiones robadas a sus naciones de origen, enviando un mensaje que tener bienes mal habidos es igual delito que apropiarse de ellos.

El pacto anticorrupción requiere la firma de 30 gobierno para que su ratificación e implementación.