El Senado colombiano inició la noche del martes el último debate sobre un controvertido estatuto antinterrorista que permitirá a las autoridades iniciar acciones sin una previa autorización judicial.

La aprobación del estatuto, que cuenta con amplia simpatía dentro de algunos sectores políticos, autorizará detenciones, allanamientos, intercepción de comunicaciones, sin una orden judicial, pero se deberá avisar a un juez en las 36 horas posteriores a la acción.

El presidente Álvaro Uribe ha prometido acabar con los grupos armados ilegales en Colombia y para ello ha convocado a los congresistas para que apruebe la totalidad de su programa de Seguridad Democrática que incluye el estatuto antiterrorista.