La policía haitiana lanzó gases lacrimógenos e hizo disparos al aire el martes en Puerto Prìncipe, para disolver una manifestación de miles de opositores al gobierno.

Por lo menos dos personas resultaron heridas.

Cerca de tres mil manifestantes exigieron la renuncia del presidente Jean Bertrand Aristide.

Los opositores del mandatario lo acusan de hacer muy poco para sacar al país de la extrema pobreza, y de violar los derechos humanos y civiles de la población.

Andre Apaid, jefe del grupo de oposición Plataforma de la Sociedad Civil, dice que el gobierno está abusando de su autoridad.

Haití se prepara para conmemorar su independencia mañana. Por lo menos 41 personas han muerto durante las protestas contra el gobierno, desde mediados de septiembre.