Bill Richardson, gobernador del estado de Nuevo México pronunció una respuesta en español, por primera vez en la historia, al discurso presidencial sobre el estado de la Unión.

Richardson, demócrata de origen hispano, contestó inmediatamente después que el presidente George Bush concluyó su alocución. Dijo que el mandatario fracasó en proveer soluciones a los problemas de los latinoamericanos, y ha perdido oportunidades para ayudarlos a mejorar su situación.

El gobernador señaló como ejemplo que el 50 por ciento de los hispanos jóvenes abandonan los estudios secundarios antes de graduarse. Agregó que el 50 por ciento de los trabajadores latinos no tienen cobertura de cuidados de salud.

Sin embargo, Richardson calificó el plan de trabajadores temporales de Bush como un "pequeño paso en la dirección correcta", pero indicó que que debe hacerse mas para confrontar los problemas que rodean a los trabajadores indocumentados. El gobernador de Nuevo México finalizó sus palabras pidiendo a los hispanos que se pregunten… "quiénes son sus verdaderos aliados."