Autoridades afganas anunciaron que un alto funcionario de inteligencia de la localidad de Khost, cerca de Pakistán, fue muerto a tiros hoy por un supuesto atacante talibán, quien luego se inmoló haciendo detonar explosivos atados al cuerpo.

Funcionarios dijeron que el jefe adjunto de inteligencia, Mohammed Isa, iba camino a su trabajo cuando el individuo abrió fuego contra su automóvil.

Testigos señalaron que el atacante primero intentó salir corriendo, pero cuando los soldados lo rodearon para detenerlo, se suicidó.

Funcionarios indicaron que el sujeto era miembro de la milicia del derrocado movimiento Talibán, el cual en meses recientes ha reanudado su insurgencia y amenazado con una ola de ataques urbanos suicidas.