Una nueva encuesta revela que el apoyo en Brasil para el presidente Luiz Inacio Lula da Silva ha llegado a un nivel bajo récord.

Los resultados de la encuesta fueron emitidos ayer por el instituto Sensus Research e indican que entre diciembre y febrero, el índice de aprobación personal del mandatario cayó más de cuatro puntos a 65,3%.

Dos mil personas respondieron a la encuesta, la cual tenía un márgen de error de tres por ciento.

La aprobación para el gobierno como tal era aún más baja, ya que declinó de 41% en diciembre a 39,9% este mes.

Analistas atribuyen la declinación al poco crecimiento económico y a la percepción del fracaso en el cumplimiento de las promesas de campaña del gobernante, entre las cuales había nuevos empleos.

El mayor nivel de aprobación del presidente da Silva, de 83,3%, fue durante su primer mes en el cargo.