El gobierno de Uganda advirtió que tomara venganza por la masacre de cerca de 200 personas en un campamento de refugiados en el norte del pais.

Miembros de la resisitencia armada bombardearon el sábado una aldea que refugiaba cerca de cinco mil personas, luego prendieron fuego a cientos de cabañas donde estaban los desplazados.

Al menos 198 personas fueron asesinadas en uno de los mas sangrientos ataques ocurridos en Uganda en las ultimas dos décadas.

Autoridades militares dijeron que tropas ugandesas persiguen a los insurgentes y los castigará severamente por los atentados.