Esfuerzos internacionales por calmar la revuelta en Haití continúan, mientras los rebeldes amenazan con tomar la capital y ambas partes advierten que aún podrían morir muchas personas.

La agencia noticiosa France Presse informó este miércoles que funcionarios del gobierno de Haití y dirigentes de la oposición podrían reunirse en París el jueves para tratar de llegar a un arreglo en el conflicto.

Estados Unidos dijo que aún intenta convencer a la oposición para que acepte un plan de paz que permitiría a Aristide permanecer en el poder.

Entretanto, el líder rebelde Guy Philippe está advirtiendo a Aristide que debe abandonar la presidencia para evitar un baño de sangre.

Militantes armados descontentos con el régimen se han apoderado de gran parte del norte de Haití desde el 5 de febrero.