El presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan, instó este miércoles al Congreso estadounidense a recortar el déficit presupuestario de la nación reduciendo los beneficios de seguridad social para los futuros jubilados, en lugar de aumentar impuestos.

En testimonio ante la Comisión de Asignaciones de la Cámara Baja, Greenspan dijo que el déficit actual, proyectado en 521 mil millones de dólares para 2004, empeorará drásticamente cuando la llamada “generación de los baby boomers”, es decir la población mayor de 60 años, comience a cobrar beneficios de seguro social dentro de cuatro años.

El director de la Reserva Federal, quien cumplirá 78 años la próxima semana, dijo que los beneficios que reciben los jubilados actuales no deben ser tocados, pero sugirió que para los futuros jubilados se tome la decisión lo más pronto posible de modo que puedan comenzar a prepararse para cuando dejen de trabajar.

No obstante, según indica la agencia de noticias AP, es improbable que el Congreso discuta recortes a los beneficios de seguridad social en un año de elecciones.