Estados Unidos acusó a dos hombres detenidos en una prisión militar en Guantánamo, Cuba, de conspirar para cometer crímenes de guerra, convirtiéndolos en los primeros reclusos que afrontarán una corte marcial especial.

Las fechas de los juicios todavía no han sido anunciadas.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dio a conocer el martes que los dos individuos, un yemení y un sudanés, tienen estrechas relaciones con el dirigente de al-Qaida, Osama bin Laden, y supuestamente servían de guarda espaldas.

Los dos acusados forman parte de los seis detenidos que el presidente George Bush declaró elegibles para un posible juicio, el año pasado, y de los 650 reclusos de Guantánamo.