El carnaval de Río de Janeiro concluyó el miércoles con la consagración de la escuela de samba Beija-Flor, que fue campeona por segundo año consecutivo tras mostrar en el sambódromo un desfile en el que rindió homenaje a la selva amazónica y su exhuberante naturaleza.

Entretanto, los Académicos de Grande Río, una escuela que despertó una enorme polémica por su desfile en el que recomendaba el uso de condones entre escenas del Kama Sutra, anunció el despido de su “carnavalesco” director Joasinho Trinta, debido al revuelo que causó en la Iglesia Católica.