Guerrilleros colombianos disfrazados de soldados secuestraron a tres personas en la ciudad de Neiva en un frustrado plagio masivo, y en su huída los rebeldes hirieron a dos policías, informaron fuentes oficiales.

De forma simultánea, un nutrido grupo de rebeldes atacó la localidad cercana de Santa María, donde murieron 11 militares y cuatro insurgentes en medio de intensos combates.

Según el comandante de la policía nacional, general Alberto Ruiz, los rebeldes pretendían secuestrar "entre 15 ó 20 personas", pero finalmente sólo lograron llevarse a tres ante la aparición de la patrulla.