El Departamento de Defensa estableció una comisión especial para que investigue alegaciones de que por lo menos 20 mujeres soldados fueron sexualmente abusadas cuando prestaban servicio militar en Iraq y en otros lugares en ultramar.

Funcionarios del Pentágono comparecieron ayer ante una comisión del Senado de Estados Unidos, donde los legisladores expresaron alarma por informes de soldados que han atacado sexualmente a sus compañeras de armas.

El máximo jefe del Departamento de Personal del Pentágono, David Chu, prometió que en el Ejército de Estados Unidos no se toleraran actos de conducta sexual inapropiada.

El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, ordenó a principios de este mes que se investiguen las alegaciones de ataques sexuales.