Por primera vez en 66 años, la moneda de cinco centavos luce un nuevo diseño en Estados Unidos.

La casa de la moneda estadounidense, o U.S. Mint, reveló ayer en Washington el nuevo aspecto de la moneda conocida como “nickel”.

Millones de la nueva moneda ya fueron distribuidas a la Reserva Federal, que controla el suministro monetario de la nación.

Los nuevos nickels deben estar en circulación dentro de pocas semanas.

La cara de la moneda sigue siendo la misma, una imagen del tercer presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson.

Pero el sello ya no es la famosa residencia Monticello de Jefferson, sino que el nuevo nickel conmemorará la Compra de Louisiana en 1803.

Esta adquisición de Francia casi duplicó el tamaño de Estados Unidos.

Otro nickel aparecerá este año, y conmemorará a los exploradores estadounidenses Lewis y Clark, quienes fueron enviados por Jefferson para dirigir una expedición en los territorios del oeste norteamericano entre 1804 y 1806.