El presidente haitiano exiliado, Jean-Bertrand Aristide, pidió a sus partidarios que resistan pacíficamente lo que calificó de "ocupación extranjera" en Haití, un día después de que hombres armados atacaran con armas de fuego a manifestantes que celebraban su renuncia y partida de esa isla-nación.

Al dar declaraciones en su primera conferencia de prensa desde que viajó a la República Centroafricana la semana pasada, Aristide insistió en que sigue siendo el presidente cosntitucional de Haití.

El exiliado mandatario reiteró que fue secuestrado por fuerzas estadounidenses, reclamo que rechaza Estados Unidos.

Individuos armados en Haití mataron el domingo a seis personas e hirieron a más de 30, cuando dispararon contra una concentración pública anti-Aristide en Puerto Príncipe, la capital.