El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó la violencia en la sureña provincia serbia de Kosovo, administrada por la ONU.

En una declaración emitida al final de una sesión de emergencia en Nueva York en la tarde del jueves, el consejo de 15 miembros calificó a los ataques contra personal de la ONU destacados en esa provincia como "ataques contra toda la comunidad internacional".

El Consejo de Seguridad exhortó a los líderes de Kosovo a garantizar el imperio de la ley.

La violencia en Kosovo estalló el miércoles, a raíz de la circulación de rumores en la ciudad de Mitrovica, dividida por etnias, de que niños serbios habían perseguido a tres niños albanos hasta un río helado, donde se ahogaron dos de los niños.

A partir de ese momento, han fallecido 31 personas y más de 500 personas han resultado heridas.