El Departamento de Estado dijo que está “profundamente preocupado” por el asesinato del líder de Hamás, el jeque Ahmed Yassín, a manos de Israel.

Este lunes, el vocero del Departamento de Estado, Richard Boucher, criticó el asesinato del jeque, e indicó que su muerte no ayudará en los esfuerzos por lograr la paz en el Medio Oriente.

Por otra parte, el vocero de la Casa Blanca, Scott McClellan, dijo que las partes en el conflicto israelí-palestino deben ejercer moderación.

Entretanto, el sitio web del grupo islámico Al-Ansar publicó una declaración de una presunta organización relacionada a AlQaeda en la que juró vengar el asesinato de Yassin.

En su declaración, las Brigadas Abu Hafs al-Masri exhortan a realizar ataques contra Estados Unidos y sus aliados.

Varios países árabes condenaron el asesinato del jeque Yassin.