Un informe periodístico dio a conocer que Estados Unidos está rediseñando la distribución de sus fuerzas, lo cual incluiría la posibilidad de retirar la mitad de los 71 mil efectivos militares actualmente destacados en Alemania.

El Washington Post cita a altos oficiales estadounidenses y dice que el plan incluye el establecimiento de bases más pequeñas en Rumania y posiblemente en Bulgaria, diseñadas para el rápido despliegue contra terroristas, estados hostiles y otros adversarios.

El artículo indica que las bases centroasiáticas en Uzbequistán, Tajiquistán y Kirgyzstán, establecidas en 2001 para apoyar la guerra en Afganistán, se conservarían como centros de entrenamiento y de trasbordo de fuerzas estadounidenses en tiempos de emergencia.

El rotativo agrega que el proyecto también incluye el retiro de unas 15 mil personas que actualmente sirven en Asia.

Según el informe, la mayoría de las separaciones se harían en recortes de personal administrativo. La reducción de soldados se compensaría por un aumento de personal y aviación en Guam.

El plan está cerca de ser aprobado y según las fuentes, refleja el reconocimiento de que las amenazas potenciales han cambiado desde que concluyó de la Guerra Fría.