El presidente George Bush acusó el martes al candidato del Partido Demócrata, John Kerry, de querer aumentar los impuestos a la gasolina y advirtió de las consecuencias "perjudiciales" para la economía debido a que los precios han alcanzado niveles muy altos.

En medio de una creciente batalla política por los precios de la gasolina en un año electoral, Bush asestó un golpe al plan de Kerry de disminuir los costos del combustible, mientras implementaba su defensa más detallada hasta la fecha sobre sus políticas comerciales.

La campaña de Bush dijo que Kerry votó 11 veces a favor del aumento de los impuestos a la gasolina y citaron una entrevista del senador demócrata en 1994 en la que apoyó un incremento de 50 centavos por galón.

Sin embargo, Kerry dijo que nunca había favorecido esa medida y que tampoco la apoyaría ahora.