El presidente George Bush promulgó hoy la Ley de los Bebés en Gestación Víctimas de Crímenes, durante una elaborada ceremonia. La legislación aumenta los derechos del feto.

El proyecto -que tomó cinco años en ser promulgado- define como delito dañar a un bebé en gestación durante un asalto contra una mujer embarazada.

Quienes se oponen al aborto recibieron la promulgación con beneplácito, mientras los partidarios de otorgar a la mujer la decisión de interrumpir su embarazo afirmaron que la medida constituye el primer reconocimiento por parte de la ley federal, de los derechos de un embrión o feto como una persona aparte de su madre.

El senador demócrata por Massachusetts, John Kerry, probable contendor de Bush en las elecciones presidenciales, votó en contra de la legislación.