La policía italiana detuvó a 161 personas en una series de redadas contra presuntos extremistas islámicos.

El Ministro del Interior, Guiseppe Pisanu, calificó la acción como una medida preventiva dirigida a personas con probables lazos con grupos extremistas.

La mayoría de los detenidos son marroquíes.

Pisanu informó que 15 de los detenidos están en Italia ilegalmente y que serán deportados.

Entretanto, la prensa local en Italia reportó que la policía encontró videocintas presuntamente relacionadas a al-Qaeda en las que se urge a sus seguidores a que destruyan a Roma.

Italia aumentó sus alertas de seguridad después de los ataques de bombas en los trenes de Madrid, el mes pasado, y antes de la Semana Santa.