El general Mark Kimmitt dijo que seis soldados de la coalición han sido acusados de “ofensas criminales” tras una investigación de abuso a detenidos en una prisión iraquí administrada por la coalición.

El general Kimmitt dijo que la investigación comenzó en enero después que un soldado reportó abusos por parte de los guardias e interrogadores en el centro de detención Abu Gharib, cerca de Bagdad.

Según el militar la investigación continúa e indicó que la coalición toma en serio todos los informes de abuso a los detenidos y que todas las acusaciones son investigadas.

En enero, tres soldados estadounidenses fueron dados de baja del Ejército después de que fueron hallados culpables de golpear y acosar a detenidos en una prisión en el sur de Irak.